viernes, 25 de diciembre de 2009

Hellin tiene un clima especial



Tras un 20 días de intenso trabajo mi nivel de moto en las sangre estaba muy por debajo de lo habitual sumado al mal tiempo que impedía sacar la moto para trayectos cortos. Sobre media tarde recibo la llamada de aracos mi fiel compañero de rutas, con la noticia de que se mantiene el encuentro en Hellin, coincidiendo con vananeros de Murcia y Alicante.

Llevamos unas semanas con temperaturas polares y el viernes cayo una nevada en toda la provincia que todavía se mantenia debido a las bajas temperatuiras. Con todo esto quedamos que segun amaneciera la jornada partiriamos o nos quedabamos en casita calentitos.

Eran las 10 de la mañana y lucia un explendido sol, los termómetros no subian de 0º pero los rayos solares nos animaron a continuar la expedición, así que según el plan previsto llegamos a Hellín sobre las 12:00h. con los dedos semicongelados por el frio, en todo el trayecto nos cruzamos con un vehiculo en sentido contrario, si bien esta antigua nacional circula paralela a una nueva autovía que la ha relegado a un segundo plano.

En la expedición de Murcia hubo dos bajas de ultimísima hora pues no iban bien pertrechados y decidieron volverse tras unos pocos kilómetros.


Tras la charla de rigor y una cerveza, todos comentamos que según nos acercabamos a Hellín la temperatura subía unos grados, que tendrá esta comarca de los Campos de Hellín que disfruta de temperaturas muy por encima del restos de la provincia. Salimos para comer pues decidimos anular la ruta por las cercanias hasta el pantano por el frio, eso sí nos marcamos un paseo por el casco antiguo de Hellín, donde también paramos hacer alguna fotografía.

Comimos en un restaurante de carretera que estaba bastante animado de gente y que nos sirvieron correctamente además de ser barato... tras varias horas de comer, beber y charlar partimos de nuevo cada uno para su lugar de partida, con la promesa de hacer otra cerca de Elche.



Llegamos a Albacete de noche con el aire varios grados bajo cero y de nuevo con la sensación de que no hay manera de mantener los dedos calientes y con dos pares de guantes.

Design by: FinalSense